Virgen de Luján, 44 / Luis Montoto, 117 / Plaza de la Gavidia, 5

954 27 94 59 / 954 57 04 86 / 954 28 47 58 info@sunfunny.es

Abrimos el 29 de febrero para ti

abrimos-el-29-de-febrero-para-ti

Abrimos el 29 de febrero para ti

En Sunfunny somos conscientes que la mayoría, llevamos un ritmo de vida muy ajetreado, a veces no disponemos de tiempo para dedicarnos a nosotros mismos. Cuando llega un día de fiesta, a todos nos gusta aprovechar para hacer cosas que otros días no podemos hacer, pero la mayoría de los lugares a los que nos apetece ir, permancen cerrados.

Por eso, en Sunfunny pensamos en nuestros clientes y abrimos el 29 de febrero para ti. Sabemos que vas a aprovechar la mañana del lunes y te vamos a atender con la mejor de las sonrisas, para que puedas dedicarte ese ratito y broncearte con tranquilidad.

Si abrimos el 29 de febrero para ti, es para que puedas darte la oportunidad de cuidarte. El hecho de venir a Sunfunny y dedicarse un tiempo a uno mismo es fundamental para la salud. Sentirnos bien con nosotros mismos es el primer paso para sentirse bien con los demás y transmitirlo.

abrimos-el-29-de-febrero-para-ti

La mayoría de la gente se olvida de la importancia que tiene el hecho de detenerse, respirar, reflexionar y hablar con el yo interno. Esto se consigue en esos 10-15 minutos que pasamos en Sunfunny en una sesión de bronceado. La persona está sola, tranquila, relajada y disfrutando de los beneficios de un bronceado sin sol con todas las garantías que Sunfunny te ofrece, ya que contamos con más de 15 años de experiencia en Sevilla.

Por todos estos motivos, abrimos el 29 de febrero para ti en horario de 10 h. a 15 h.  todos nuestros centros de Sevilla.

Ya sabes que puedes encontrarnos en: Virgen de Luján 44, Luis Montoto 117 y Plaza de la Gavidia.

Haz un hueco en tu apretada agenda y pon en letras grandes, que abrimos el 29 de febrero para ti y vas a aprovechar tu momento para conectar contigo y darte una sesión especial en Sunfunny. ¡Disfruta!

Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida. Óscar Wilde.